Es la fruta de la digestión. Regula la temperatura del estómago. El té de las flores de guanábana se usa como pectoral. Por el látex que contiene la pulpa ayuda a mejorar el estreñimiento crónico, desinflama el colon, cicatriza las úlceras del colón, cura la diverticulosis, fortifica la flora intestinal.

Las propiedades curativas de la guanábana en el tratamiento del cáncer han sido muy difundidas.

Sin embargo, la annona muricata, nombre científico de la guanábana, brinda otros beneficios al organismo, gracias a su rica composición nutricional.

Entre otros componentes, el fruto de la guanábana posee vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales, muy importantes para la salud.

Cada 100 gramos la guanábana aporta sólo 65 calorías, ya que posee un gran contenido de agua.

Además te ofrece en dicha cantidad, los siguientes nutrientes en 100 gramos:

  • proteínas: 1 gr
  • grasas: 0.95 gr
  • carbohidratos: 16.5 gr
  • fibra: 3.2 gr
  • cenizas: 58 gr
  • calcio: 10.3 mg
  • fósforo: 26.9 mg
  • potasio: 270 mg
  • hierro: 0.67 mg
  • vitamina A: 2 UI
  • vitamina C: 28.5 mg
  • tiamina: 0.10 mg
  • riboflavina: 0.06 mg
  • niacina: 1.3 mg
  • triptofano: 11 mg
  • metionina: 8 mg
  • lisina: 60 mg

Se consume como fruta o como jugo y también se emplea en la elaboración de licores y mermeladas. Por otra parte, todas las partes de la planta de la guanábana son aprovechables para diferentes funciones.

El jugo de la fruta madura es bueno para el hígado y tiene efecto diurético.

Al té de hojas de guanábana se le atribuyen propiedades antiespasmódicas, sedativas, antidiabéticas y vasodilatadoras, además de anticancerígenas.

Por último, las semillas de guanábana se utilizan pulverizadas, como repelentes de insectos.

En tanto que los suplementos de guanábana en cápsulas, están formulados para reforzar el sistema inmune.