El árbol del limón o limonero, cuyo nombre científico es Citrus limonum posee varias propiedades medicinales, la mayoría de ellas relacionadas directamente con el fruto. El limón tiene propiedades antisépticas y astringentes. Además, es un excelente antiespasmódico.

Por otra parte, el limón tiene, en pequeña medida, propiedades sedantes. Debido a su composición, resulta ser un estimulante de la digestión. También tiene propiedades diuréticas.

Los principales beneficios curativos del limón son:

  • Como antiespasmódico, el limón es muy útil para tratar diarreas y cólicos estomacales, tanto en niños como personas adultas.
  • El limón tiene la propiedades diuréticas, ya que actúa estimulando la función renal, generando un aumento de la eliminación de líquidos. Por lo anterior, resulta muy recomendado para tratar casos de infecciones urinarias, así como también para tratar o prevenir la aparición de cálculos renales.
  • El limón posee propiedades sedantes, por lo cual resulta muy útil para tratar casos de nerviosismo y situaciones de excesiva ansiedad. También está muy recomendado su consumo en casos de presentar dificultades para dormir.
  • El limón posee propiedades digestivas, por lo cual resulta muy útil para tratar los trastornos digestivos en general.

Otras propiedades medicinales del limón son:

Antipiréticas: el limón es muy útil para tratar resfriados que presenten un alza de la temperatura corporal.

Cicatrizantes: mediante su aplicación externa, el limón resulta ser muy indicado para favorecer el proceso de cicatrización de las heridas.